viernes, 3 de enero de 2014

ENGLISH ELECTRIC Bac B Mk.62 Canberra – B-109.

Este ejemplar posee el Número de Serie HP-176B. En sus comienzos prestó servicios en la RAF con la matrícula WJ-609. Posteriormente fue rematriculado G-27-163. Finalmente fue dado de alta en la Fuerza Aérea Argentina con la matricula B-109.


En 1969, y luego de largas tratativas, la Fuerza Aérea Argentina firmó un contrato con la British Aerospace Corporation (BAC). En el mismo se especificaba la compra de 10 aparatos Canberra BMk.2 y 2 entrenadores T.Mk.4 ex RAF, los cuales serían reacondicionados en talleres británicos y convertidos al modelo BMk.62 y TMk.64, respectivamente.


Las modificaciones se centraron principalmente en los equipos de navegación y comunicaciones, además de la adición de soportes para cargas alares externas. Se estimó que el remanente de vida útil de las células una vez recorridas sería de unos 25 años.

Formaron parte del Grupo de Bombardero Nº 2, pertenecientes a la II Brigada Aérea, con asiento en la Base Aérea Militar Paraná, donde sirvieron durante tres décadas. Estaban pintados con colores típicamente ingleses : Dark Green y Medium Sea Grey . Los numerales de estos estaban pintados en blanco, con la letra B. Los números, también en blanco, a su vez iban desde el 101 al 110, para los B.62 , y 111 y 112 para los T.64. Los primeros aviones llegaron en Noviembre de 1970, mientras que el resto se fue incorporando gradualmente a lo largo de 1971.

El primer despliegue del Grupo 2 se realizó en la Base Aeronaval Almirante Zar, en Trelew, Chubut, donde llegaron 8 aviones. Esta base patagónica era la más alejada del teatro de operaciones. Cuando el despliegue se completó, comenzaron las prácticas, las cuales inicialmente se centraron en ataques antibuque, ya que la máxima preocupación de la Fuerza Aérea era la sofisticación de los buques de la Armada inglesa.

Hacia el principio del conflicto había en servicio 10 aeronaves. Apenas ocho días después del desembarco del 2 de abril de 1982 fueron desplegaron a la Base Aeronaval Almirante Zar, en Trelew. El 26 de abril de 1982 pudo haber recibido su bautismo de fuego en las islas Georgias, pero las malas condiciones climáticas le impidieron concretar la primera salida para intentar desalojar a las tropas inglesas que allí se acantonaron.

El 1º de mayo, dos escuadrillas de tres aviones cada una, fueron enviadas a bombardear los buques que bombardeaban las posiciones en Puerto Argentino. El Canberra B-109 tuvo su bautismo de fuego en esta misión participando en la primera escuadrilla. Con el indicativo “Ruta”, la sección la integraban el Capitán Juan Nogueira y Capitán Raúl Sánchez (B-105), Capitán Eduardo Rodino y 1er Teniente Armando Dubroca (B-108), 1er Teniente Ernesto Lozano y Teniente Ernesto Cooke (B-109). Durante la aproximación a su objetivo lograron divisar al portaaviones HMS Invincible, fueron interceptados próximos al objetivo por dos Sea Harrier. su jefe advirtió el lanzamiento de un misil y, mientras realizaba un viraje a baja altura, lanzó sus Chaff. El proyectil se desvió, hizo impacto en el agua, detrás del avión aunque alcanzó a producirle algunas averías en la punta del plano del B-108 que obligó a un aterrizaje de emergencia en Puerto Deseado a las 18:30 hs. Los otros dos arribaron a Trelew a las 19:30 hs. La segunda escuadrilla con indicativo "Rifle" la integraban los Canberras B-102, B-110 y B-104. Estos tuvieron peor suerte pues una PAC de Sea Harrier derribó al B-110. Sus tripulantes se eyectaron pero no pudieron ser rescatados.


El 21 de Mayo comenzó el desembarco Bahía de San Carlos. Los Canberras comenzaron el 26 de mayo a realizar bombardeos nocturnos. Durante cinco días, las tropas desembarcadas en San Carlos fueron bombardeadas, noche tras noche. El 31 se realizaría la última misión en esa zona porque, a las dificultades lógicas de este tipo de bombardeo, se sumaba la situación meteorológica de la zona – casi siempre adversa – todo lo cual hacía que los lanzamientos no tuvieran la exactitud deseada, y en el lugar se encontraba gran cantidad de prisioneros de guerra argentinos capturados tras la caída de Darwin.


De estos vuelos el B-109 solo participo del bombardeo de día 31 de Mayo. Por entonces se presumía que, en las inmediaciones de Puerto San Carlos, ya operaba una pista para Harrier. Así se ejecutaron las siguientes salidas: Dos Canberra, indicativo "Charrúa", (B-108) Capitán Roberto Pastrán, Capitán Fernando Casado, y (B-101) Primer Teniente Ricardo Sproviero, Primer Teniente Hugo Moreno. En la segunda sección, con indicativo "Odín", tripulados por el Capitán Alfredo Bredeston, Capitán Miguel Sisco (B-105) y el Primer Teniente Antonio Mauad, Primer Teniente Raúl Acosta. (B-109). Ambas secciones despegaron desde Río Gallegos a las 04:00 hs hacia Puerto San Carlos. La sección "Odín" llegó al blanco, efectuó el lanzamiento normalmente y regresó a Río Gallegos, donde arribó el B-105 a las 06:10 y el B-109 a las 06:40. Ambas secciones encontraron lluvia fuerte en la zona del blanco.

El día 1º de Junio a las 03:59 horas despegaron tres Canberra, respondiendo al indicativo "Huinca" para ataque a objetivos terrestres en Monte Kent, en 51º 41' S / 58º 10' O. el líder en el B-108 lo tripulaban el Mayor Jorge Chevalier y el Primer Teniente Ernesto Lozano. El numeral 2 en el B-105 lo tripulaban el Capitán Carlos Bertoldi y el Primer Teniente Juan Reyes. En tanto que el numeral 3 en el B-109 lo tripulaban el Capitán Eduardo García Puebla y el Primer Teniente Jorge Segat. Durante la ida el Nº 2 regresó (no trasvasaba el tanque ventral) .arribando a Río Gallegos a las 05:44 hs. Los restantes continuaron y bombardearon a las 04:50 hs, confirmando las explosiones.


Un Sea Harrier del 800 Sqdn (Ten MC Harg) que despegó a las 04:55 para interceptarlos. La escuadrilla, en lateral Darwin, a 4' después del objetivo material, observó un misil lanzado desde tierra que venía desde abajo y a la derecha. Lanzaron bengalas, tanques de punta de plano y realizaron viraje de evasión. Eran ya las 05:25 hs. En este lapso el Harrier se había acercado y perseguía a la Sección No se habían percatado que los perseguía un interceptor, pero las maniobras evasivas que ejecutaron para evadir los misiles, sirvieron eludir al Harrier. Los Canberra retornaron seguros a Río Gallegos donde arribaron a las 06:30/06:45 hs.


El día 6 de junio de 1982, ante la imposibilidad de atacar, el Comando Fuerza Aérea centró su atención en la interdicción estratégica, desplegando cuatro aviones Canberra de Trelew a Base Aérea Militar Mar del Plata. Con el indicativo "Negro", la sección estaba integrada por el líder Mayor Jorge Chevalier, Mayor Luis Rodeyro, SAux Luis Sánchez en el B-102. El Capitán Eduardo García Puebla, Primer Teniente Jorge Segat y CP Osvaldo Merlo en el B-105. El Capitán Juan Nogueira, Primer Teniente Ernesto Lozano y CP Hugo Bazánen el B-108. Y por último el Capitán Alberto Baigorrí, Primer Teniente Nicolás Pagano y Primer Teniente Manuel Geréz en el B-109. Así conformados despegaron de Trelew, a las 14:00 hs. Arribaron a Mar del Plata, a las 16:30 hs.

Al día siguiente se coordinó la exploración y reconocimiento lejano con dos Boeing B-707. Estos volaron desde las 05:20 hasta las 18:00 y arribaron a El Palomar, sin encontrar ningún objetivo naval. Ello motivó que la alerta de los Canberra estacionados en Mar del Plata fuera dejada sin efecto, regresando a Trelew.

El 13 de junio de 1982 cumplió el último vuelo tras un ataque nocturno a las tropas inglesas en las islas Malvinas, apenas algunas horas antes del desenlace del conflicto en el Atlántico Sur. Para satisfacer los requerimientos del Teatro de Operaciones Malvinas, la Fuerza Aerea lanzó dos secciones de Canberra con la misión de atacar con bombardeo horizontal posiciones de Bluff Cove. La primera sección con dos Canberra despegaron de Río Gallegos a las 21:30 con el indicativo "Tauro". Esta debió volver ya que a 35 MN antes de la isla San José, al eyectar los tanques externos se desprendió solamente uno en cada avión, quedando ambos aviones asimétricos. La sección debió retornar a Río Gallegos donde arribaron a las 02:30.

La segunda sección con dos Canberra tripulados por el Capitán Juan Freijó y Primer Teniente Armando Dubroca y su numeral en el B-109, tripulado por el Capitán Alfredo Bredeston y Ten Carlos Mondino, despegaron de Río Gallegos a las 00:20 con indicativo "Acuario". A 10 MN el Nº 1 regresó a Trelew por fallas en los instrumentos de navegación. Siguió sólo el B-109, alcanzando el objetivo material a la 01:20 (el único de los cuatro Canberra) y, lanzando sus bombas, alcanzó el objetivo previsto.

En su historial se incluye también una operación en defensa del sistema democrático sobre un avance de tanques comandados por rebeldes carapintadas. Fue el 1 de diciembre de 1988, durante el tercero y último de los alzamientos militares en el gobierno de Alfonsín Unos 45 oficiales de la unidad «Albatros», un cuerpo de elite de la Prefectura Naval Argentina, se trasladaron a la Escuela de Infantería de Campo de Mayo, donde se sumaron a un grupo de militares que nuevamente coparon el cuartel. Su líder era el entonces coronel Mohamed Alí Seineldín, cabeza de la facción carapintada. Rápidamente se movilizó las tropas leales, rodeando la guarnición de Campo de Mayo. Luego de un combate de morteros, Seineldín huye clandestinamente a V. Martelli. Los tanque leales rompieron el cerco y ya sin poder conseguir sus objetivos y en soledad Seineldín fue procesado y detenido en Palermo.


En octubre de 1996 se llevaron a cabo durante dos fines de semana consecutivos unas Jornadas de Puertas Abiertas en la Guarnición Aérea Córdoba. El BAC Canberra B-109 de la II Brigada Aérea se hizo presente en forma estática durante el segundo fin de semana de octubre. 



A la hora de regresar a su asiento natural, realizó una serie de espectaculares pasajes, con tonel incluido, que maravilló a todo el público presente.

El año ¿1999? se tomó la decisión de desafectarlo del servicio cuando quedaban operativas apenas dos máquinas, siendo reemplazados por los flamantes A 4, que, sin cumplir del todo la misión de bombarderos natos, representan hoy la columna vertebral de la defensa aérea argentina.

Más de 2000 personas presenciaron la llegada del bombardero Canberra B109 al Aeroparque porteño. El último avión desafectado, el matriculado como B-109, llegó ayer a la base militar Aeroparque y fue recibido con una fiesta.

Un par de vuelos rasantes a cargo del mayor Carlos Brito fueron el final para su larga trayectoria. El aparato voló desde la base de Paraná, Entre Ríos, y fue recibido por el secretario general de la Fuerza Aérea, brigadier Juan Tomás Martínez Villada, otro de los hombres que integraron este sistema de armas durante el conflicto bélico.

El aparato voló desde la base de Paraná, Entre Ríos, y fue recibido por el secretario general de la Fuerza Aérea, brigadier Juan Tomás Martínez Villada, otro de los hombres que integraron este sistema de armas durante el conflicto bélico.

El Canberra B 109 pudo ser visitado en la Base Militar Aeroparque, con entrada por el entonces Museo Aeronáutico. Luego fue llevado a la base de Morón, donde se proyectaba el nuevo museo.



Otros Canberras

Canberra B-105






1 comentario:

  1. Se de muy buena fuente que durante la guerra cuando se volvian los aviones x supuestas "fallas tecnicas" en realidad no era asi...los aviones salian y volvian en servicio....creo q solamente los q estuvieron a bordo deben saber la verdad y el por que de no ir hasta las islas...

    ResponderEliminar